11 de enero de 2014

La emotiva carta de Martin Scorsese a su hija

0 comentarios

La emotiva carta de Martin Scorsese a su hija

Martin Scorsese es uno de los directores de cine más reconocidos en la actualidad. El ganador de un Oscar por Los Infiltrados escribió una emotiva carta dirigida a su hija Francesa donde declara su profundo amor por el cine.

Toro salvaje, Taxi Driver, La última tentación de Cristo, El aviador, y Hugo, son algunas de las películas más reconocidas del director Martin Scorsese, una leyenda del cine que a fines de 2013 anunció que ya piensa en el retiro inminente, una noticia que también tomó por sorpresa a su familia. 

El diario italiano L’Espresso publicó recientemente una carta del director Martin Scorsese a su hija Francesca. Esta es la traducción del texto original:

Querida Francesca.

Te escribo esta carta para hablarte del futuro. Lo veo a través de la lente de mi mundo. A través de la lente del cine, que ha estado en el centro de ese mundo.

Durante los últimos años me he dado cuenta de que la idea del cine con la que crecí, la idea que reside en las películas que te he mostrado desde que eras niña y que estaba tan en boca de todos cuando comencé a rodar, se acerca al final. No me refiero a las películas que ya se han hecho. Me refiero a las que están por venir.

No quiero causarte inquietud. No escribo estas palabras con espíritu derrotista. Al contrario, creo que el futuro es brillante.

Siempre supimos que las películas eran un negocio y que el arte del cine es posible al haberse alineado con las condiciones económicas. Ninguno de nosotros, los que comenzamos en los años 60 y 70, nos hacíamos ilusiones en ese sentido. Sabíamos que tendríamos que trabajar duro para proteger lo que queríamos. También sabíamos que quizás tendríamos que atravesar períodos difíciles. Y supongo que, a cierto nivel, nos dimos cuenta de que tendríamos que enfrentarnos a un momento en el que cada elemento impredecible en el proceso de hacer películas acabaría minimizado, casi incluso eliminado. ¿Y cuál es el elemento más impredecible de todos? El cine. Y la gente que lo hace.

No quiero repetir lo que han dicho y escrito otros antes de mí, sobre los cambios en el negocio. Y me alienta la existencia de excepciones a la tendencia cinematográfica general — Wes Anderson, Richard Linklater, David Fincher, Alexander Payne, los Hermanos Coen, James Gray y Paul Thomas Anderson están consiguiendo hacer sus películas, y Paul no solo consiguió rodar The Master en 70mm, sino que consiguió exhibirla de esta forma en algunas ciudades. Cualquiera que se preocupe por el cine debería mostrarse agradecido.

Me conmueven también los artistas que consiguen hacer sus películas en todo el mundo, en Francia, en Corea del Sur, en Reino Unido, en Japón, en África. Cada vez es más difícil, pero siguen haciendo películas.

No creo, sin embargo, que esté siendo pesimista cuando te digo que el arte del cine y del negocio de las películas se encuentran ahora en una encrucijada. El entretenimiento audiovisual y lo que conocemos como cine –imágenes en movimiento concebidas por individuos– parecen ir encaminados en direcciones diferentes. En el futuro, probablemente, verás cada vez menos de lo que reconocemos como cine en las multisalas y más y más de él en pequeños cines, on line y, supongo, en espacios y circunstancias que no puedo predecir.

Entonces, ¿por qué el futuro es tan brillante? Porque por primera vez en la historia de esta forma de arte, se pueden hacer películas por muy poco dinero. Algo absolutamente insondable cuando yo crecía, y las películas de presupuesto extremadamente bajo siempre han sido la excepción, en lugar de la regla. Ahora es al revés. Puedes crear hermosas imágenes con cámaras que te puedes permitir. Puedes grabar sonido. Puedes montar, mezclar y hacer corrección de color desde tu casa. Todo eso es ahora posible.

Pero con toda la atención que se está depositando en la maquinaria de la creación de películas y en los avances que nos han llevado a una revolución cinematográfica, hay que recordar una cosa importante: las herramientas no hacen la película, la haces tú. Es liberador coger una cámara, empezar a rodar y juntarlo todo con Final Cut Pro. Pero hacer una película, la que tú necesitas hacer, es otra cosa. Y ahí no existen los atajos.

Si John Cassavetes, mi amigo y mentor, siguiera vivo hoy, estaría empleando con toda seguridad todo el equipo que hay disponible. Pero me diría lo mismo que me ha dicho siempre — tienes que estar absolutamente dedicado al trabajo, dar todo lo que puedas de tí mismo, y proteger la chispa de la conexión que te llevó a rodar la película en un primer momento. Tienes que proteger esa chispa con tu vida. En el pasado, como las películas eran tan caras, la protegíamos contra el cansancio y los compromisos. En el futuro, tendrás que protegerla de otro factor adicional: la tentación de seguir la corriente y permitir que la película derive, y naufrague.

No es solo una cuestión de cine. No hay atajos para nada. No digo que todo tenga que ser difícil. Solo digo que la voz que te da la chispa es tu propia voz – esa es la luz interior, que dijeron los Cuáqueros.

Esa eres tú. Esa es la verdad.

Con todo mi amor,

Papá.

Fuente: Texto original

1 de agosto de 2013

¿Por qué el hombre no ha vuelto a la Luna desde 1972?

0 comentarios

Si bien la llegada del hombre a la Luna ha sido puesta en duda por los adherentes a las teorías conspirativas, debes saber que seis misiones llegaron con éxito a su superficie y un total de 12 astronautas caminaron sobre ella. Estas fueron las misiones Apolo 11, 12, 14, 15, 16 y 17 (entre los años 1969 y 1972). Ellas trajeron a la Tierra más de 380 kilogramos de rocas lunares, las que fueron analizadas por decenas de laboratorios independientes en diversos países, Chile posee dos muestras, una perteneciente al Museo Eduardo Frei Montalva y otra al Museo Nacional de Historia Natural, donadas en 1970 y 1975.

Apolo generó más de 20.000 imágenes y ellas están disponibles vía Internet. Muchas tecnologías que hoy utilizamos, se gestaron como resultado de estas misiones, cuyo costo superó los 20.000 millones de dólares de la época. Sobre la superficie lunar, fueron depositados dispositivos retro reflectores láser, junto a estaciones científicas denominadas ALSEP, que aun hoy son utilizados para hacer mediciones. La Unión Soviética,  digno oponente de los Estados Unidos durante la Carrera Espacial, nunca  manifestó duda alguna sobre esta hazaña.

Y si llegamos a la Luna ¿por qué no fuimos nuevamente?

hombre-lunaDoce hombres lograron caminar sobre la Luna, gracias a seis exitosas misiones.

Las misiones Apolo se desarrollaron en el marco de una competencia entre dos superpotencias. Tras la puesta en órbita delSputnik 1, primer satélite artificial, lanzado el 4 de octubre de 1957 y el  lanzamiento del primer ser humano al espacio Yury Gagarín, el 12 de abril de 1961, Estados Unidos se mostró superado por la capacidad espacial soviética, este hecho, llevo a que el emblemático presidente John F. Kennedyel 25 de mayo de 1961, en un acto de gran audacia, hiciera un público desafío “esta nación debe comprometerse a alcanzar la meta, antes de que termine la década, de aterrizar un hombre en la Luna y traerle con seguridad de vuelta a la Tierra”.

El desafío ganó un tiempo valioso para los estadounidenses, inmediatamente importantes recursos de la defensa pasaron a la incipiente industria espacial norteamericana, permitiendo empatar y luego superar a los soviéticos. Jamás el cohete lunar soviético (N-1) estuvo en situación de emprender un vuelo exitoso, su ingeniero en jefe Serguéi Koroliov, falleció y cuando los norteamericanos orbitaban la Luna en agosto de 1968 (misión Apollo 8), los soviéticos ya no podían alcanzarlos. El 20 de julio 1969 la misión Apolo 11 dejo en la superficie lunar 2 astronautas (Neil Armstrong y Edwin Aldrin) coronando el triunfo norteamericano.

Posteriormente vendrían otras misiones, sin embargo, Apolo 13 puso en problemas a la agencia espacial estadounidense NASA y al gobierno norteamericano cuando sus astronautas sin lograr alcanzar la superficie lunar, tuvieron que ser traídos de vuelta a la Tierra y estuvieron a punto de morir en la inmensidad espacial.  Apolo 13 activó las alarmas y la administración republicana comprendió el gigantesco riesgo que se corría en cada misión, lo cual facilitó las cosas para los políticos que presentaron la Guerra de Vietnam como la nueva área de competencia con los soviéticos.

En 1970 el presupuesto de NASA fue recortado, limitando la continuidad de las misiones tripuladas lunares, se reorientaron los recursos, y Apolo 18, 19 y 20 fueron canceladas.

Otras razones a considerar, son el malestar republicano al continuar con misiones cuyo génesis estaba en la administración demócrata de Kennedy. La escasa experiencia de los efectos de pasar tiempo prolongado en el hostil espacio exterior y las serias complicaciones generadas en equipos y astronautas por el polvo lunar (regolito).

Hoy las limitantes son las mismas, el dinero, la visión política y los extraordinarios riesgos de semejante empresa.

Fuente: Guioteca.com